El principio de la palanca y el trading, y comentario de mercado 26/2/18

Hace días os comenté por el canal de Telegram que, cuando tuviese un poco de tiempo, os quería hablar del apalancamiento en el trading.  Todos recordaremos una frase célebre de Arquímedes que más o menos venía a decir,dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”.Si alguno no recuerda en qué se basa el principio de la palanca, os haré un pequeño apunte teórico para que rápidamente podáis recordar sus fundamentos físicos. Una palanca no es más que una máquina simple que consta de un punto de apoyo, sobre el que se apoya una barra. En uno de los extremos de la barra se ejerce una fuerza o potencia, para vencer una resistencia en el otro extremo. Todos en alguna ocasión nos hemos valido de un palo largo y un punto de apoyo para mover alguna cosa de mucho peso que solos no hubiésemos sido capaces.

El principio de la palanca tiene relación con otro concepto físico como es el momento de una fuerza (M), cuya expresión matemática es la siguiente M= F.d, siendo M el momento de la fuerza, F la fuerza y d la distancia al punto de apoyo. De esta ecuación matemática se desprende fácilmente que para aumentar el momento de la fuerza, lo podemos hacer o bien aumentando la fuerza,o aumentando la d, la distancia al punto de apoyo. Todos hemos comprobado como es más fácil mover un cuerpo pesado con un palanca más larga  que con  otra más pequeña.

En economía, el apalancamiento financiero, consiste en utilizar algún mecanismo (como deuda) para aumentar la cantidad de dinero que podemos destinar a una inversión. Es la relación entre capital propio y el realmente utilizado en una operación financiera.

Pero vayamos al trading, creo que todos ya habéis intuido hasta dónde queremos llegar, pues sí, efectivamente ahí queríamos llegar, los mercados financieros en su afán de evolución y de innovación nos han dotado de un arsenal de instrumentos financieros.  Pero volvamos atrás, todo el que por primera vez se aproxima a los mercados financieros, empieza a dar sus primeros pasos como “bebés de las finanzas” mediante la compra de acciones en el mercado de contado, para lo que tienes que abonar el importe exacto correspondiente al montante de la operación, esperando su revalorización para posteriormente vender a un precio superior al que has comprado.

Así es como normalmente hemos empezado  todos los que nos hemos acercado con curiosidad a este “mundillo  de pillos”. Fruto de esa primera inversión y del seguimiento de su evolución, empezamos a comprobar que existen otros instrumentos financieros, en los que por una parte no hace falta abonar el importe total de la inversión, sino que, o bien abonas una cantidad fija que te permite acceder a un contrato (caso de los futuros), o bien manteniendo en cuenta un margen supeditado al valor de la inversión, puedes financiar un determinado importe que es superior al que podrías acceder si únicamente contases con el valor de tu cuenta (caso de los cfds), y además lo más importante, no siempre la posición que adoptes tendrá que ser a favor del subyacente al que sigue el instrumento, es decir y ya en el argot del trading, no solo podrás posicionarte largo, sino que igualmente podrás ponerte en contra de la evolución de éste, o lo que es lo mismo adoptar posiciones cortas.

Nosotros desde que pusimos en marcha nuestra web, siempre os hemos hablado de la inversión en contratos de futuros, concretamente del futuro del Dax, y Eurostoxx, así como igualmente el seguimiento diario de sus gráficos lo hacemos de sus respectivos futuros, no así para el Ibex del que hacemos su seguimiento a través del gráfico de un Cfd, pues como sabéis los contratos de futuro del Ibex son mensuales, no así los del Dax y Eurostoxx que lo son trimestrales.

También desde el canal de Telegram y  por comentarios en  la página, os hemos dicho en más de una ocasión que, para aquellos que lleven poco tiempo en los mercados, antes de adentrarse en el mercado de futuros, deberían emplear instrumentos donde el apalancamiento sea menor: Aunque todos ya lo sabréis, para el caso del futuro del Dax, dos son los que se cotizan en los mercados, uno mini en el que cada punto del mismo suponen 5 euros, y otro al que llamaremos “grande” en el que cada punto de éste son 25 €. También todos conocéis que,  el precio del futuro del dax cotiza en el entorno de los 12.550  puntos. De siempre os hemos comparado los movimientos del Dax con los de un toro de los rodeos americanos, en el que movimientos de 100 ó 200 puntos arriba o abajo son muy comunes, máxime en estas  últimas semanas que, después del tsunami que se inició el pasado 5 de febrero y a pesar de que lo más fuerte de éste  ya pasó, las aguas siguen revueltas y “meneos de barca” en forma de movimientos laterales de 150 ó 250 puntos son muy comunes en un solo día.

El apalancamiento de algunos productos (léase Cfds) nos permite con una cantidad pequeña de dinero y a modo de palanca, efectuar inversiones fuertes con un coste de financiación dependiendo de la cantidad apalancada y del tiempo de mantenimiento de la inversión. No vamos hablar de las bondades de estos productos, pues hace bien poco hemos puesto publicidad de varios brokers que, entres otros productos seguro que ofertan Cfds (no nos parece lo más ético en este momento). Nuestra intención  es haceros ver que, no todo el mundo puede ni debe trabajar con futuros (esto ya nos lo habéis escuchado en alguna ocasión), pues movimiento como los descritos anteriormente en el Dax, nos podrían provocar algo más que taquicardias si no estás acostumbrado y no cuentas con un buen colchón psicológico-financiero (en otra ocasión hablaré de este término que empleo cuando hablo con David).

El empleo de productos apalancados no debe  hacernos perder el norte de nuestro trading, a pesar de que con una cantidad relativamente “pequeña”, nos podamos apalancar por otra no tan  pequeña, pongamos en el futuro del Dax, no  debemos olvidar que, nuestras pérdidas si podrían serlo también como si de un contrato de futuro se tratara, y los sustos que podemos recibir nos podrían igualmente ante la taquicardia de la que hablaba anteriormente.

Llegados a este punto, deberíamos hablar de lo que  algunos pomposamente denominan El Money Management o en Román Paladino,  del control responsable de nuestras inversiones, de saber en todo momento lo que estamos dispuestos a arriesgar y de lo que estamos dispuestos a perder. Para que entendáis de forma gráfica lo que quiero decir, no sé si en alguna ocasión os he hecho ya el símil. El apalancamiento que nos ofrecen estos instrumentos nos dotarían de un turismo “normal” para competir entre monoplazas de competición en un circuito profesional.

Unido al tema del apalancamiento, podríamos traer  a colación uno de los pecados capitales de trading  y de los que ya hemos hablado en alguna ocasión, y que es la avaricia. Nuestra operaciones con productos apalancados deben ser muy meditadas y en ningún caso movidas por la avaricia, pues ésta condicionará nuestro trading, y en muchas ocasiones nos  hará  zozobrar en los “turbulentos mares del trading”.

Si algo tienen de bueno los Cfds, es que se puede bajar su apalancamiento, y operar con pequeñas cantidades en las que si la operación sale fallida mitigar de forma considerable las pérdidas, además no siempre tendremos el mismo nivel de certeza en nuestras operativas, y así de esta forma podremos exponernos más en aquellas en las que más confiemos, y bajar el apalancamiento en las que menor confianza nos ofrezcan.

En resumen os diría que, un acertado apalancamiento es clave para el éxito de una operativa, el sentirse cómodo al abrir una posición que no hemos forzado, nos permitirá estar más a gusto y sin la presión de los resultados inmediatos.

Hace tiempo desde la página escribimos un artículo dedicado al Break even al que denominábamos el stop del miedo, pues en ¿ cuántas ocasiones hemos cerrado una operativa en el precio de entrada porque el miedo nos ha podido ?.

En cuanto a lo sucedido en los mercados en el día de hoy, poco podemos decir, según nuestro mejor u único recuento, nos encontraríamos inmersos en la formación de una onda B y ya sabéis como se la gastan las B. Así las cosas hoy ha tocado el lado tranquilo de las ondas B, de forma que, durante la mañana ha reinado el tedio más absoluto que, se ha prolongado durante toda la tarde ya que ni la apertura de los mercados USA ha sacado a los mercados de su  letargo.

En el foro y para darle vida, hemos abierto un tema nuevo referido al futuro del Dax, no voy a desvelar lo que hemos tratado, nos gustaría que entraseis y participaseis y que cada uno aportase su “granito de arena”, no temáis equivocaros pues a buen seguro todos lo haremos. http://pautasterminales.com/community/.

No os aburro más, pasad una feliz noche y mañana nos volvemos a encontrar.

Comentarios relacionados:

Los siete pecados capitales y el trading

“Breakeven, el stop del miedo”, comentario del mercado 09/02/2017